Ermonela Jaho
Año 19 - N° 90 - Septiembre - Octubre 2017



mircoles, 22 de noviembre del 2017
Para descargar un pdf de la edición completa, diríjase a "Números Anteriores".

Sumario

Una cantante del siglo XXI

Antes de su debut en la Argentina como protagonista de La traviata, la soprano albanesa que conquista los teatros del mundo dialogó con Cantabile. Charlamos sobre el personaje emblemático de Verdi y sobre su carrera, de los inicios a los proyectos futuros

leer en línea
Avatares de un conflicto

 Luego de haberse decidido desde el Ministerio de Cultura la suspensión de su temporada y la cancelación de sus giras, la OSN volvió a sonar el pasado 18 de agosto en el escenario del CCK, mientras se desarrollan negociaciones por sus problemas salariales y sus condiciones de trabajo. 

leer en línea
La ópera que se canta… y se baila

Buenos Aires Lírica, que este año celebra su 15° aniversario, ofrecerá, como último título de su actual temporada, Ba-ta-clan. Se trata de una divertida opereta en un acto de Jacques Offenbach, maestro indiscutido de un género al que no siempre se ha hecho justicia.

leer en línea
Temas atrapados por el rabo

19° entrega: EL MAESTRO DE SETTICLAVIO de Camillo Boito – 3° Parte

leer en línea
Nuevas músicas y nuevos horizontes

El violonchelista español Guillermo Turina realizará una gira de conciertos y clases magistrales por nuestro país, durante buena parte del mes de octubre. Lo singular de este viaje es que no sólo tendrá actividades en la Ciudad de Buenos Aires, sino que además visitará otras localidades a las que no suelen llegar artistas del exterior.

edición impresa
Orchestre National du Capitole de Toulouse

De orquesta de provincia a una de las principales agrupaciones sinfónicas de Francia, la Orchestre National du Capitole de Toulouse visitará Buenos Aires en el marco de la temporada del Mozarteum Argentino. Estará bajo las órdenes de su titular, Tugan Sokhiev, y contará con la presencia de Betrand Chamayou (piano) y Lucienne Renaudin-Vary (trompeta) como solistas invitados.

edición impresa
Historicismo not dead

Quienes fueron líderes del movimiento de los instrumentos de época parecen actualmente escépticos respecto a sus alcances y vigencia. Las razones de esta posición y el valor de una tendencia que revolucionó la manera de hacer y escuchar la música del pasado.

edición impresa
“Un tema de esta época”

El siguiente texto propone un recorrido a través de una de las óperas más populares del repertorio romántico: su origen, algunos de sus rasgos, su estreno. También brinda una semblanza de la mujer que inspiró al personaje de la novela de Alexandre Dumas (h.).

edición impresa

Capilla del Sol: gira internacional

La Capilla del Sol, conjunto residente del Museo de Arte Hispanoamericano Isaac Fernández Blanco, tendrá este bimestre dos contrastantes giras internacionales, en las que interpretará repertorio colonial de nuestro continente.

En septiembre participará del Festival Internacional de Música Sacra de Bogotá, y en la última semana de octubre ofrecerá conciertos en Moscú y San Petersburgo. En el viaje por las dos ciudades de Rusia, el ensamble que dirige Ramiro Albino se sumará a los miembros del grupo local Golden Age (orquesta barroca dedicada al repertorio europeo), para ofrecer un programa integrado por música de Domenico Zipoli. 

 

Crédito fotográfico: Alejandro Held




En septiembre, Tucumán se viste de música

Para los tucumanos, el mes de septiembre significa la llegada de una verdadera fiesta de la música a la provincia. Desde hace casi sesenta años se celebra en la provincia norteña el Septiembre Musical Tucumano, un inmenso festival, tan amplio como abarcativo, que busca nuclear a todas las expresiones musicales. Este festival forma parte de la actividad que lleva a cabo el Ente Cultural de Tucumán, que anualmente presenta otros eventos, como el Verano con Cultura, el Mayo de las Letras, el Festival de Cine Gerardo Vallejo, el Mercado Cultural y los festivales de teatro o de danzas. 

El Septiembre Musical es el festival más antiguo (la primera edición fue en 1960) y el más complejo de gestionar, pero también es un gran motivo de orgullo para los tucumanos que cada año ven a su provincia convertida en el mayor polo musical del noroeste, recibiendo además la visita de melómanos de Santiago del Estero, Salta, Jujuy y Catamarca.

Mauricio Guzmán (foto), el Presidente del Ente Musical de Tucumán, dialogó con Cantabile sobre el próximo festival, sus implicancias y novedades.

“El festival se mantiene por un lado sosteniendo los objetivos fundacionales que tuvieron sus primeros organizadores y, por otro, adaptándonos a los tiempos, los gustos y las necesidades de un público que también va cambiando.”

El Septiembre Musical arranca, año a año, con una ópera. Este año será La traviata, con Mónica Ferracani, Pablo Bemsch y Gustavo Ahualli en los roles principales, dirección escénica de Gabriella Medetti y dirección musical de Emir Omar Saúl (31 de agosto, 2 y 3 de septiembre). A partir de ahí comienza la inmensa serie de presentaciones de artistas locales, nacionales e internacionales, entre los que podemos destacar a la Camerata Bariloche (8 de septiembre), los ganadores del Primer Concurso Internacional de Piano en Tucumán: Dmytro Choni, Sergio Escalera Soria y Alejandro Cho (13 de septiembre), el pianista Miguel Ángel Estrella y la soprano Andrea Schor (15 de septiembre), Bruno Gelber junto a la Orquesta Estable de la Provincia (22 de septiembre) y el violinista Schlomo Mintz (28 de septiembre). El cierre consistirá en un gran concierto con miembros de las orquestas juveniles de la provincia, el 1° de octubre.

“Si bien soy músico, -prosigue Mauricio Guzmán- nunca me imaginé que algún día iba a tener que armar, junto a mi equipo de colaboradores, este festival. Me siento, por lo tanto, totalmente comprometido tanto en lo cultural como en lo musical, que es mi profesión. Desde muy joven pude disfrutar de inolvidables septiembres musicales que me permitieron escuchar a Ruggiero Ricci, Narciso Yepes, Boris Pergamenshchikov, el Cuarteto de Tokio, el joven Bruno Gelber, Silvia Kersenbaum e Istvan Nadas, entre tantos otros. En mi gestión me propuse abrir el septiembre musical a otros géneros, más allá de la música clásica, siempre buscando la calidad, de forma de ganar nuevos públicos y a la vez desarrollar actividades de capacitación para los músicos locales. 

El Septiembre Musical comenzó siendo un festival de música clásica que, según su acta de fundación, aspiraba a “proporcionar a creadores, intérpretes, crítica y público la oportunidad anual de un encuentro en una presencia antigua y querida”. Hoy tiene otros horizontes e incluye también a músicos de otras vertientes. Es así que este año habrá recitales y shows de artistas como Raúl Lavié, Adrián Iaes y Mariano Loiácono, Elena Roger y Escalandrum, Juan Falú y Marcelo Moguilevsky, o Ana María Cores. Se destacan especialmente en la programación el homenaje a Violeta Parra que estará a cargo de Los Jaivas, la presentación de Chango Solo, el nuevo disco del multi instrumentista tucumano Manu Sija y un gran recital que recorre la historia del rock, en el Parque Guillermina. También habrá espacio para la danza, con presentaciones de Eleonora Cassano junto a Tangokinesis (23 de septiembre), la Compañía Nacional de Danzas Contemporáneas con el Ballet Contemporáneo de la Provincia (27 de septiembre) y el Ballet Estable de la Provincia (30 de septiembre)

El Presidente del Ente Musical tucumano destaca especialmente esta apertura: “La identidad del Septiembre Musical se sostiene en la permanente búsqueda de calidad artística y con un fuerte criterio de inclusión cultural. Se trata de que, a lo largo de un mes, los tucumanos puedan disfrutar y aprender con la incesante visita de grandes artistas que, de no ser por el festival, quizás no podrían conocer ni escuchar. Por ejemplo, este año vamos a tener acá a Shlomo Mintz, quien nunca estuvo en Tucumán, y mucha gente va a acercarse a escuchar a este gran violinista israelí. Se trata, además, de estimular a los músicos locales, tanto a los que hacen música académica como a aquellos dedicados al tango, al rock, al jazz, en fin, a las músicas étnicas, brindándoles espacio para que muestren sus producciones y puedan ser conocidos y también reconocidos por el público. Para el septiembre musical trabajamos en articulación con organismos del estado como el Ministerio de Educación, el Ministerio del Interior, el Ministerio de Salud, la UNT, el CFI y otros organismos que también apoyan el festival. Hay muchísimos recitales, conciertos y talleres totalmente gratuitos. Y aquellos espectáculos que tienen precio son sumamente accesibles, tienen un valor simbólico. La idea es que el Septiembre Musical, como política de Estado, permita a todos acceder a los bienes y servicios culturales, como la música”.

Los escenarios principales de este gran encuentro son el Teatro San Martín, la Sala Orestes Caviglia, el Espacio Cultural Lola Mora y el Espacio Cultural Don Bosco, aunque también hay eventos agendados en el Parque Guillermina, en salas de museos, en espacios no convencionales y en Institutos penales, asilos de ancianos y hogares de menores de diferentes localidades de la provincia. La actividad artística se complementa con clases magistrales y talleres que se realizan en conjunto con el Instituto Superior de Música de la Universidad de Tucumán, el Conservatorio Provincial de Música y la Escuela Superior de Formación Artística.

La agenda completa del Septiembre Musical de Tucumán puede consultarse en enteculturaltucuman.gob.ar. 

 

Crédito fotográfico: Gentileza ECT




Charles Dutoit, hoy

Después de haber tenido su momento de auge en la Argentina –donde llegó a comprar un departamento en “la Isla” porteña en plena época de los Festivales Argerich, y a comenzar a dirigir una Tetralogía luego discontinuada por el Colón-, poco se habla en nuestro país de Charles Dutoit. Sin embargo, su actividad no cesa: además de dirigir conciertos multitudinarios de verano en Nueva York, acaba de recibir la medalla dorada de la Royal Philharmonic Orchestra, con sede en Londres, de la que es director artístico.

En una entrevista del Telegraph londinense realizada por Ivan Hewitt, el director suizo expone conceptos y recorre diversos aspectos de su vida que vale la pena repasar: “El ritmo debe sentirse como una danza, no como un cálculo. Es algo que aprendí de mi maestro, Ernest Ansermet”, comenta, mencionando sin querer a otro huésped que nuestro país recibió, de la mano de otra gran mujer argentina, Victoria Ocampo, y luego rechazó. “Pienso que la música tiene su razón más en el instinto del movimiento corporal que en la búsqueda de un sonido bello”, afirma quien, no obstante, construyó con la Orquesta de Montreal uno de los sonidos más aterciopelados que registran las grabaciones. 

“No fui uno de los directores que ganaron un premio y luego tuvieron un boom. Vengo de una familia pobre, debía aportar dinero a mi casa. Por muchos años fui violista y violinista en la Orquesta de Cámara de Lausana y en otras agrupaciones. En un momento tuve la oportunidad de trabajar con Herbert von Karajan, de quien aprendí mucho. Hoy los jóvenes músicos tienen todo en la punta de sus dedos, aprenden las piezas nuevas escuchándolas en YouTube. Están asombrosamente bien informados, pero no tienen cultura. En mi época todo era lento, pero echaba raíces. Al comienzo yo era muy cauto en cuanto a mis compromisos. Luego de mi debut en Berna me llamaron de la Ópera de Viena, en parte gracias a Karajan, y me ofrecieron dirigir Las bodas de Fígaro o Carmen. Ningún director rechazaría esa oferta hoy día, pero yo dije que no estaba preparado. Entonces me ofrecieron El lago de los cisnes con Nureyev y Fonteyn. Una contraoferta importante. Mi desafío en esa época era llegar a dirigir La consagración de la primavera antes de los 30 años, y lo logré.”

Inusualmente, Dutoit se refirió en la entrevista a su matrimonio con Martha Argerich. “La conocí cuando ganó el concurso de Ginebra y tuvimos al comienzo una relación breve y totalmente platónica. Diez años después nos reencontramos y las cosas fueron más a fondo. En 1969 nos casamos en Montevideo. El matrimonio duró solo seis años. Martha es una persona maravillosa y una gran artista, todavía la amo, pero es realmente muy difícil vivir con ella. Le gusta levantarse por la tarde y quedarse toda la noche tomando café y charlando con amigos. Cuando tenía que levantarme a las 10 de la mañana para un ensayo me daba cuenta de que esa vida no funcionaría. Al separamos no hubo amargura. Firmamos el divorcio a la mañana, luego fuimos a almorzar juntos y a la tarde al cine. Todavía somos amigos. Pienso que es triste que ella esté viviendo sola, aunque rodeada de tanta gente. Es una persona compleja, que tuvo una infancia difícil. Como muchos prodigios fue empujada a una carrera internacional que nunca quiso: es mucho más feliz tocando en su casa para unos pocos amigos.”

No fue igual la ruptura de Dutoit con la Orquesta de Montreal, la que comenzó a modelar en 1977 y de la que se alejó 25 años después, por problemas con el sindicato de músicos canadiense. “No necesitaba luchar con ellos después de haber tenido libertad para mantener los estándares artísticos más altos.”

Hoy Dutoit disfruta de su cargo en la Royal Philharmonic, que según afirma, le da bastante libertad. “Tengo tantas cosas que investigar y leer… en los últimos 20 años he visitado todos los países del mundo prácticamente, pero no sólo para sacar fotos, sino para conocer la historia y la realidad de cada uno. Es esencial para un músico estar consciente de las cosas que están más allá de la música. El problema es que cuanto más uno sabe, más se da cuenta de la extensión de la propia ignorancia. ¡Creo que la curiosidad me matará!” 




El caso Vivaldi

Por Federico Maria Sardelli

Turner Música, Madrid 2017 (216 p.)

Publicado por primera vez en Italia en 2015 (L’affare Vivaldi - Sellerio Editore) y dado a conocer recientemente en nuestro idioma, gracias a una cuidada traducción a cargo de Carmelo Di Gennaro. Los verdaderos protagonistas de la novela no son otros que los manuscritos de Antonio Vivaldi, compositor que prácticamente pasó inadvertido desde su muerte hasta su rescate en el siglo pasado. El autor, Federico Maria Sardelli (director, flautista, musicólogo y artista plástico además de escritor), acaso por ser un autorizado especialista en el prete rosso se ha esmerado en hacernos saber que los hechos narrados, lo mismo que los personajes que atraviesan las páginas, han pertenecido a la realidad: por esta razón, El caso Vivaldi es una novela histórica. Muchas son las personas que desfilan capítulo a capítulo, desde las hermanas y hermano del músico y sus acreedores, hasta los bibliotecarios artífices del rescate de los manuscritos, pasando por el poeta filofascista Ezra Pound o el mismísimo Duce. 

 

La novela está estructurada en sucesivos saltos en el tiempo, entre un pasado lejano y la época en que los manuscritos vivaldianos vieron la luz, luego de permanecer siglos en la oscuridad de las colecciones privadas. La forma refleja la influencia narrativa del cine y de la televisión (las miniseries de tema cultural, por ejemplo), en un autor que pertenece a una generación fuertemente marcada por esa clase de lenguajes (Sardelli nació en Livorno en 1963). El caso Vivaldi es un libro de ágil lectura, poblado por detalles tan singulares como inteligentes, un admirable y expresivo retrato de cada personaje, y pasajes con sentido del humor en contraste con momentos de honda amargura, sobre la base de sólidas fuentes documentales. Se trata del triunfo del empeño y amor de muy pocos, que por la causa que defienden son capaces de enfrentar y superar los escollos más desalentadores. Los buenos lectores descubrirán hechos y datos sorprendentes, y podrán aprender mucho de estas 200 páginas. C.R.