Guillermo Roux
Año 18 - N° 83 - Mayo - Junio 2016



domingo, 17 de diciembre del 2017
Para descargar un pdf de la edición completa, diríjase a "Números Anteriores".

Sumario

“Lo que quiero es reírme, lo que quiero es mirar la luz, lo que quiero es cantar”

Su lugar en el mundo es un rincón que cuida, es un secreto que guarda, es un tesoro que lleva adentro y al que podemos asomarnos a través de su obra. En lo que afortunadamente no fue una entrevista, Guillermo Roux nos revela en asociación libre parte de su inagotable universo personal, desbordante de sensaciones y de fantasías, de juegos y de risas, de sorpresa y de asombro, de juventud y de libertad.

leer en línea
Pintar las palabras con música

El argentino Jorge Parodi se presentó en la temporada 2013 de Buenos Aires Lírica, cuando tuvo a su cargo Lucrezia Borgia. Luego de tres años, regresa a la misma asociación para asumir la dirección musical de I Capuleti e i Montecchi. Antes de su llegada respondió a nuestras preguntas desde los Estados Unidos, su país de residencia.

leer en línea
Temas atrapados por el rabo

12° entrega - 1980: ATENTADO EN LA ÓPERA

leer en línea
Orgullo que nos representa

La Orquesta de Cámara del Congreso, organismo de cuerdas profesional, es única en su tipo en Buenos Aires. Premiada en 2015 por la Asociación de Críticos Musicales por su labor en 2014, inició la temporada 2016 con un público desbordante en el Salón de los Pasos Perdidos. Tres temporadas bajo la dirección del Maestro Sebastiano De Filippi, hacen de ella una formación de alto nivel.

edición impresa
Llega Bamberg y su orquesta

La visita de los “Bamberger Symphoniker”, asiduos huéspedes del Teatro Colón, con el director Jonathan Nott en su gira de despedida, y el pianista Rudolf Buchbinder como solista, es una buena excusa para recorrer la historia de una agrupación inseparable de la ciudad medieval a la que distinguen con su música.

edición impresa
Santos sonidos romanos

En una temporada poblada de presencias estelares, el Mozarteum prosigue su actividad con un doble debut local: el de Sir Antonio Pappano y la Orchestra dell’Accademia Nazionale di Santa Cecilia de Roma. Se suma otra novedosa presencia, que es la de la talentosa y joven pianista Beatrice Rana. Verdi, Tchaikovsky y Saint-Saëns integrarán el repertorio.

edición impresa
Con muy buenas razones

El regreso a Buenos Aires de una de las máximas intérpretes vocales de la actualidad, genera expectativa. Renée Fleming brindará un recital en el Teatro Colón el miércoles 29 de junio (Abono Verde). Esta nota repasa la singular y larga historia de la soprano con el primer coliseo, y busca retratar su personalidad.

edición impresa
En cuerpo y alma

Por tercera vez en su historia, el primer coliseo ofrecerá Dido y Eneas de Henry Purcell. Se trata de la producción de Sasha Waltz, que promete mostrar al público un espectáculo novedoso y original, aplaudido en diversos auditorios internacionales. A continuación, reflexiones sobre la música antigua, la llegada de la ópera a Inglaterra y en particular sobre esta versión.

edición impresa
Progresivos

El número anterior de Cantabile presentó un dossier dedicado a Alberto Ginastera. Algunos, si hablamos de Ginastera no podemos dejar de referirnos a Keith Emerson (ver nota Ginastera, el octavo pasajero, n° 82 p. 31, por G. Fernández Walker).  A los pocos días de nuestra salida de imprenta, Emerson falleció en Santa Monica (California) el 10 de marzo. Pensar en sus experiencias fue la razón de este artículo, que profundiza en el tema del cruce entre universos culturales. 

edición impresa

Jonas Kaufmann, confirmado

Semanas atrás, no poco revuelo desató la noticia publicada por La Nación, acerca de la cancelación de las actuaciones del tenor Jonas Kaufmann en el Teatro Colón, junto a otras consideraciones que a estas alturas no vienen al caso. Claro que esto tuvo cierto asidero, pues desde el verano circularon en la red comentarios, de seguro infundados, acerca de posibles cancelaciones del artista por razones de salud. Lo publicado en el medio local tuvo su eco más allá de las fronteras y generó la desmentida de los agentes del tenor, unida al rechazo de personas allegadas. Días más tarde, La Nación debió retractarse. Consultamos al vocero de prensa del Teatro Colón y obtuvimos la confirmación de la esperada presencia de Kaufmann en Buenos Aires, con el comentario de que jamás se planteó cancelación alguna (agreguemos que días atrás, el artista vivió en la ópera de Viena un risueño e insólito momento durante una función de Tosca – ver p. 44). 

 

Jonas Kaufmann debutará en la Argentina el sábado 6 de agosto junto a la WEDO, bajo la dirección de Daniel Barenboim. El programa estará dedicado a Richard Wagner y se escucharán fragmentos de Lohengrin, Die Walküre y Parsifal (Abono Azul). Actuará por segunda vez el domingo 14 del mismo mes, junto al pianista Helmut Deutsch y con un programa a determinar (Abono Verde). Brindaremos más información en el próximo número. 




Nueva producción lírica en Posadas

El Teatro Lírico del Parque del Conocimiento, en la ciudad de Posadas, es uno de los pocos centros del interior del país en donde se está trabajando con continuidad en la producción de óperas, haciendo una síntesis de elencos locales con puestistas y solistas invitados. El Ciclo Lírico 2016 arranca con seis funciones de una nueva versión de L\'elisir d\'amore, que subirá a escena el 14 de mayo, con dirección musical de Nicolás Albornoz y puesta en escena de Concepción y Maria de la Paz Perre, quienes ya estuvieron a cargo de otras producciones escénicas en el mismo contexto misionero.




Lo dejó plantado

Angela Gheorghiu acaba de protagonizar una curiosa anécdota al desparecer por unos minutos en medio de una función. Fue en la Ópera de Viena durante una representación de Tosca y su “víctima” fue el tenor alemán Jonas Kaufmann. Junto a ellos compartía el escenario el barítono galés  Bryn Terfel, bajo la batuta del español Jesús López Cobos. La representación era retransmitida por radio e Internet a numerosos países. Al igual que días atrás, Kaufmann (Cavaradossi) acababa de bisar el aria E lucevan le stelle, a pedido de un público que lo aplaudió por más de cinco minutos. Cuando, al continuar la escena, debía entrar Tosca, la soprano rumana no compareció. El tenor reaccionó canturreando Non abbiamo soprano (“No tenemos soprano”), ante las risas del público, que luego aplaudió. El tenor siguió luego preguntando por la cantante, aclarando que no era algo frecuente, pidiendo disculpas por el despiste de Tosca y deseando a todos una buena velada

Tras unos instantes de confusión, la Gheorghiu apareció. López Cobos retomó la partitura desde unos compases antes de la entrada de Tosca y el resto del tercer acto de la ópera transcurrió normalmente. El público no pareció darle importancia al incidente, ya que ovacionó a los protagonistas -soprano incluida- al caer el telón. Según algunas especulaciones no comprobadas, Gheorghiu, en un ataque de celos, se habría ido a dar un paseo mientras Cavaradossi repetía el aria y le birlaba la función.

 

Mientras tanto, Jesús López Cobos, que debió sustituir a un enfermo Mikko Frank en el foso, prosiguió su actividad en Viena con la preparación de Un ballo in maschera con Beczala, Hvorostovsky y Stoyanova.




Colón: teatro de operaciones

Por Gustavo Fernández Walker

Eterna Cadencia, Buenos Aires 2015

Por si a alguien se le pasó de largo que el Teatro Colón comparte con Buenos Aires la “curiosa marca de origen de una doble fundación”, el grado simbiótico de su relación marca el acierto de señalarlo. Es que el símbolo que constituye tiene tanto poder, que no es casual que en tiempos de crisis una parte de la sociedad sentencie que al peligrar la identidad del Colón, también esté en peligro la identidad de la ciudad; en épocas no tan lejanas, se atravesó esta vicisitud. (Si alguien alguna vez sentenció “el Teatro Colón es Buenos Aires”, habrá tenido sus razones.) 

 

En sus comienzos el Colón actuó como baluarte de defensa de una sociedad que, ante las corrientes inmigratorias, sintió que su integridad estaba seriamente amenazada. Con el paso del siglo no hizo más que demostrar su estado de permanente refundación y, a similitud de “esas naves en miniatura que encierran en su interior una reproducción a escala de la sociedad que las ha modelado”, constituye un microcosmos real al que se acude en busca de sentido. Este tipo de reflexiones y muchas más, seriamente fundamentadas y analizadas, son las que propone el libro de Gustavo Fernández Walker. Con su estilo crítico y digresivo llama a pensar, en un presente donde señalar y ensalzar la innegable gloria del primer coliseo, lejos de aportar sufre el desgaste que suelen padecer los lugares comunes. El Teatro Colón está para ser pensado y puesto en estado crítico, acciones capaces de contribuir a discernirnos mejor como sociedad.